martes, 8 de septiembre de 2015

5 minutos más

Creo que el decir “5 minutos más” es como parte de la naturaleza humana. Quisiera escribir una reflexión profunda y amplia sobre esto pero no, mejor no.
 
Mejor solo mencionare lo que me sucede a diario al momento de levantarme y cuando suena la alarma, cuando me digo a mi misma “cinco minutos más”… ¡nunca son cinco minutos!
Los míos, esos 5 minutos de la mañana, se convierten en 15, 20,30 y hasta 60 minutos (cuando me levanto por demás tarde y parezco “caricatura” queriendo recuperar el tiempo perdido… motivo para otra reflexión), que me hacen pasar por pequeños pre infartos al percatarme de que efectivamente, esos no fueron cinco minutos.


Mi reacción cuando supe que no fueron 5 minutos y que además quiero más minutos.

¿Por qué costará tanto levantarse de la cama sin esos 5 minutos?
Tal vez sean ese tipo de preguntas de las cuales jamás sabré a respuesta, o tal vez debería dejar de dormirme tan tarde y dejar de perder tiempo por las mañana en una lucha interna con mi misma por dejar la cama y comenzar el día.

O tal vez todo sea parte de mi inconsciente quien se niega a enfrentar la vida a diario entre tanto problema y cosas por hacer. Eso, o simplemente soy lo que siempre me han dicho a lo largo de mi vida: “una huevona”… o sea floja. Como cuando estudiaba y siempre me dijeron que era inteligente pero floja… nunca he dudado de mi inteligencia, solo que jamás vi motivos reales para demostrarlo.

Así que a la próxima vez que quiera 5 minutos más de sueño, recordare que todos lo hacemos y me volveré a dormir. ¡NO ES CIERTO! …  mejor me auto engañaré pretendiendo que no los necesito y me levantaré, para enfrentar el día con valentía y fortaleza…

O mejor no, que flojera. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada