lunes, 22 de mayo de 2017

Lo que me quita La Paz

Ayer me sentía feliz. Hoy cuando me levante lo hice con mucho ánimo... bueno no tanto pero si algo. 

De hecho el día fue bueno, en general. Hasta sabiendo que las cosas se podían poner mal decidí seguir con actitud positiva.... de repente me deje llevar por el estrés mental que me ando manejando pero todo bien.

De un momento a otro ya lo había perdido todo. 

Me transforme y me quería madrear a alguien. Perdí La Paz.

Y, aunque no logre llegar al final del día así como lo empece, en paz, me di cuenta que otra vez deje que me afectara de más algo que me pasó. 

Pero mañana será otro día y aunque no controle lo que pase todo lo externo a mi, sé que mañana tengo otra oportunidad para evitar otra vez perder La Paz.

Y si la vuelvo a perder... siempre tendré otra oportunidad, hasta que un día deje de perder la paz... y cuando eso pase sabré que cada día me fui preparando para ese momento.

No hay pedo lo pago. 



domingo, 21 de mayo de 2017

Las cosas que pasan porque tienen que pasar


No se si han sentido en algún momento de sus vidas, cuando pasa algo, que paso cuando tenía que pasar. Pero es inevitable pensar por qué no pudo ser antes, o que onda… pero entre más la piensas confirmas que llegó o pasó cuando tenía que ser.

En lo personal, la frase de “los tiempos de Dios son perfectos” no me encanta, y de hecho a veces hasta se me hace como muy choteada,  pero no deja de ser algo cierta… claro que aplicándola como debe de ser, no como pretexto o una explicación chafa de lo que nos pasa.

Me ausente un poco de aquí, fue por eso de lo que estoy hablando. El último mes, además de estar ocupada en cosas del trabajo, empezaron a pasar cosas que tenían que pasar. La verdad no voy a escribir que cosas, pero si quería expresar esa sensación, de que de algún modo Dios se hace presente, cuando menos lo esperamos, cuando más lo necesitamos y sobre todo en el momento justo, ni antes ni después.

Ya sea que abrá tu mente, te mande una señal por medio de algo o alguien o simplemente te caiga el “veinte” de las cosas.

Así, de este modo y con este bonito mensaje quiere decirles que estén pendientes en su día a día… cuando menos lo piensen verán porque las cosas pasan justo hoy, no ayer ni mañana… hoy.

Así como dijo Fox, HOY. 

Esta foto es porque me gusta y ademas ese paisaje recuerdo que me gusto mucho, espero volver algún día. 

miércoles, 12 de abril de 2017

¿A qué venimos a este mundo?

Yo creo que todos pensamos en eso... ¿a qué vine a este mundo? ¿cuál es el motivo que me hace seguir en este vida? ... más cuando vemos tantas cosas, cosas increíblemente malas, guerras, muertes sin sentido, asaltos, robos, pobreza... parece que nada tiene sentido...

Y no, no escribo esto para deprimir a quien lo lea.

Pero creo que venimos a este mundo a ser felices.

Lo malo es que se nos olvida.


¿Pero es todo lo que escribiras Fátima?

No.




Continuará...

martes, 28 de marzo de 2017

Las estupideces del internet

Demasiado contenido basura se encuentra una por estos lugares…

Lo peor de todo es que mucha gente toma por real la información basura. Por ejemplo, no soporto meterme a youtube y me sugieran videos de “Yuya se va a casar” o “Sergio Mayer Jr. se retira de la música” o “Galilea Montijo le hace el feo a Andrea Legarreta”… ¿a quién chingados le importa eso?
Es más, mi blog es basura… no dice nada interesante ni relevante pero no ando anunciando tontadas ni vendiendo mi blog como si realmente aportara cultura…

Por mi Yuya, Sergio Mayer Jr, Galilea y la Andrea Legarreta se pueden ir mucho a chingar a su madre.

Además de chismes pendejos de farándula, también hay cierto contenido basura con datos totalmente irrelevantes como: los 10 más guapos de youtube, el argumento que gana todas las discusiones, o cualquier pendejada de playground…

Pero lo que más me causa cierta aversión, son los títulos pendejos que le ponen a notas sin relevancia pero parece que sí, solo para que caigas y le des clic al enlace y crear tráfico, por ejemplo:

“Estaba cenando con su novia y no imaginaras lo que paso después”
“Tenía 30 años sin ver a su madre, su reacción fue inesperada”
“Mato a su hijo sin darse cuenta, hizo algo que todos hacemos a diario”

Mamadas.

Y ahí estamos todos entrando al enlace para terminar leyendo una pendejada.

Así que si tú eres de esos imbéciles que hacen cosas de este tipo, quiero decirte que nadas más nos falta un puntito, pero no queremos entender, no pego, no empujo, no grito que me avientan que no entienden eso, pues menos van a entender esto.


No se que IQ tengo, no importa y adiós, soy una persona normal. 

jueves, 23 de marzo de 2017

Una buena platica


A veces hace falta.

Convivimos a diario con diferentes personas (o con las mismas), a veces las pláticas son pura babosada… o bueno, cosas superficiales…

Rara vez ahondamos en temas más profundos, o mínimo en cómo nos sentimos. Yo creo que son pocas las personas con las que logro entablar una comunicación así, como esa conexión o click… o confianza… como le quieran llamar.

Tal vez no hace falta sensibilizarnos un poco más y dejar que las personas sean libres (y nosotros también) de expresarse como gusten y lo que gusten compartir sin temor de ser criticados o de estar involucrados en un chisme.

Está padre. Cuando logro tener conversaciones así me dejan como con un “buen sabor de boca”, una sensación agradable.

Estaría bien al menos una vez a la semana o al mes, tener una buena platica… donde ambas partes se sientes enriquecidas por lo que comparten. Casi siempre olvidamos nuestro lado espiritual y nos alimentamos de pura banalidad…

 Tal vez todo se trate de tener empatía y practicarla. Seguro la persona que menos esperas es la que resulta más enriquecedora para ti… no hay que subestimar a nadie, todos tenemos una historia que contar y compartir con quien se deje.


Anímate a una buena platica con alguien, y si hay de por medio comida, mejor. 

domingo, 12 de marzo de 2017

La inseguridad es peligrosa


Sí, todos lo sabemos.

La inseguridad es la principal razón de tantas cosas peligrosas y feas que pasan. Si hubiera más seguridad, seguro habría menos agraviados por falta de esa seguridad… porque estaríamos seguros de que estamos seguros, a salvo… o como le quieran decir.

Y es que cuando se habla de seguridad pública, queremos que esta sea cierta y poder salir a la calle sin temor a pasar por algo desagradable, trágico o peligroso…

Pero cuando hablamos de seguridad propia, si carecemos de ella es posible que no nos lleve a nada bueno. Porque si tenemos miedo de ser quienes somos y que nos quieran por como somos, seguro eso es inseguridad…

Cuando dudas de una relación, y esa inseguridad convierte la relación en algo no seguro para tu pareja… inseguridad lo que probablemente derive en problemas innecesarios, violencia física o psicológica… para ti, tu pareja o ambos…

Lo que sí ya no se, es si cuando la inseguridad en una pareja causa problemas de violencia en la vía pública y terceras personas salen afectadas, ya se convirtió en inseguridad pública…


Porque nada nos asegura nada, seguro. 

martes, 28 de febrero de 2017

Lo que hace la diferencia…


Me desperté, sentía un cosquilleo en la garganta.

Medio adormilada y aletargada, recordé entre sueños haber escuchado un estornudo. “chingado, ya me enferme”, pensé.

Así estornudo el pendejo.

El día apenas iba empezando. Había tomado un vuelo muy temprano hacía Monterrey, casi no había dormido y pues, me sentía un poco mal. 

Por ahí de las 8:00 de la noche, estaba esperando mi vuelo de regreso. Ya no solo era un cosquilleo, era un ardor molesto al tragar saliva. El vuelo venia retrasado de la Ciudad de México “que raro”, pensé.

Estaba cansada, harta, con el cuerpo cortado y me dolían los pies. La sala del aeropuerto estaba llena, amablemente (lo más que se podía a esa hora y con dolor de cabeza) preguntaba por los asientos que tenían mochilas y cosas en ves de personas sentadas. “¿Está ocupado?” en son ameno y jovial… “Sí…” era la respuesta.
Para la tercera persona, estaba a punto de madrear a alguien, cuando por fin, encontré un asiento libre. No mochilas ni bolsos con complejo de persona.
El cansancio cada vez era más, ya ni tragar saliva podía sin sentir dolor. “Mátenme porque me muero” pensé.
Era medianoche, por fin estaba en cama. Morí por varias horas, ojala jamás hubiera despertado.
Al despertar la cosa estaba peor. Sabía que no sería mi mejor semana, sabía que por mucho, estaba jodida.

“Chingado” pensé.

Si aquel que estornudo como si no hubiera un mañana se hubiese tapado el hocico... si aquella persona hubiese tenido conciencia, no  habría cagado mi semana.
Ahí, de la peor manera comprendí, que las pequeñas cosas hacen la diferencia.
Tal vez si aquel se enterara hasta donde llegó su acción, o más bien, su no acción… si supiera, solo si supiera tal vez, a la próxima aprenda que sus pinches estornudos puede provocar mucho, con tan poco.


Siempre hay pequeñas cosas que hacen la diferencia. 

domingo, 26 de febrero de 2017

Ser buena persona

Y es que hoy en día, más que una virtud o una cualidad positiva, pareciera que es de pendejos.

¿Cuantas veces no hemos escuchado (al menos yo sí) la frase de "es que es tan bueno que cae en lo pendejo"?

Triste pero cierto.



¿Por qué es triste? 
Pues porque nos quejamos de que ya ni hay gente buena, pero cuando nos topamos con una, no valoramos. Es más, creemos que es de ingenuos y que deben "malearse" para que los demás no se aprovechen de dicha persona. Pero, ¿en qué momento se convirtió en algo malo ser bueno?...

Y es que está frase nunca había tenido tanto significado como ahora para mi. No es que me considere buena persona, pero viviendo en la Ciudad de México, cualquier gesto de debilidad (sí, ser buena persona puede considerarse debilidad) es oportunidad para ser victima de algún malandrin, de esos que casi no hay acá...

Resulta que, es muy común ir caminando por la calle y que alguien te hable, ya sea con un "güerita" o "amiga" o lo que sea... a mi me han enseñado que si te hablan pues, atiendes por educación ¿o me equivoco?... he ahí el problema.  Mal volteas y ya te están queriendo vender algo, te quieren marear con alguna historia triste o simplemente pedirte dinero, así a la descarada... y es que, ya no sabes si de verdad quieren ayudar o te están distrayendo para robarte o hacerte algo.

He sabido muchas historias, sobre todo en el trasporte público... no falta el que te pide dinero, en una cooperación voluntaria, o sea que saques el dinero por las buenas y no por las malas... o el que finge alguna discapacidad para que te apiades y pedirte "un billetito, que al cabo no te hace falta"... ¿cómo sabe?. Los que te piden completar "pal pasaje" pero no sabes si con esa cara de sufrimiento y el verbo que se sueltan están haciendo tiempo para que alguien llegue y te arrebate tus cosas... así que mejor, pasar de largo...

Y es que mientras sea verdad o mentira que están pidiéndote ayuda, lo mejor será (por lo pronto) ignorar, y no por falta de "bondad", si no por miedo, ya que por  "ser una pendeja" y tratar de ayudar, te llegue a pasar algo.

Es que en está gran ciudad, ya no sabes ni con que te vas a encontrar cada que sales a la calle, ni que es verdad ni que es mentira... que aunque no lo quiera, poco a poco he ido perdiendo esa sensibilidad, no por mala persona, si no como un modo de sobrevivir...

Y mejor que digan "más vale aquí corrió que aquí quedo... por pendeja".