sábado, 31 de diciembre de 2016

El último día del 2016

Quise aprovechar el último momento de este año que termina para escribir en mi olvidado blog que ya cumple en los próximos días 8 años de haberse creado. 

No me gusta ponerme cursi ni escribir cosas por escribir solo por que se acaba el año. Podría decir muchas cosas, las típicas, pero no. 

En realidad este año represento un cambio a mitad del 2016 pues, digamos, algo significativo pero nada que pueda decir que "me cambio la vida por completo". Lo que sí, es que he tenido que aprender a vivir alejada de todo lo que me gustaba hacer relacionado con mi religión católica y los apostolados que hacía, que esos sí, han significado mucho en mi vida.

Sin embargo, se que todo lo que hagamos, representara sacrificio en algún aspecto de nuestras vidas pero confiados en que todo lo que vendrá será para bien.

Veamos que tiene el 2017 para todos los que aun seguimos en este mundo, y si no llegamos al 2018 al menos saber que el 2016 fue muy bueno... 

No me quise ver pesimista, pero, a como están las cosas en el mundo, realmente debemos agradecer permanecer aun aquí, aunque nos este llevando la chingada en algunas cosas de este país, debemos saber que siempre podremos al menos sonreír y  pensar que las cosas por más mal que estén, tenemos la opción de reir, para mínimo por ese momento olvidar los males... 

Tengo mis propósitos de año nuevo, pero no los pondré aquí... ya daré cuenta en un año de si se cumplieron o no, pero si no, tendremos el 2018 para volver a intentarlo, así como desde siempre... 

Este 2017 espero no olvidarme de este blog y seguir escribiendo, aunque sea esporádicamente un poco de lo que pienso para que si aun por ahí existe alguien que me lea, sepa que al menos lo intentare...

Y si no hay nadie que me lea, escribiré así, al aire, al internet... equis, de todos modos nadie me pela. 

AAHNOCIERTO.

En fin, feliz año nuevo, nos vemos en el 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada