domingo, 26 de febrero de 2017

Ser buena persona

Y es que hoy en día, más que una virtud o una cualidad positiva, pareciera que es de pendejos.

¿Cuantas veces no hemos escuchado (al menos yo sí) la frase de "es que es tan bueno que cae en lo pendejo"?

Triste pero cierto.



¿Por qué es triste? 
Pues porque nos quejamos de que ya ni hay gente buena, pero cuando nos topamos con una, no valoramos. Es más, creemos que es de ingenuos y que deben "malearse" para que los demás no se aprovechen de dicha persona. Pero, ¿en qué momento se convirtió en algo malo ser bueno?...

Y es que está frase nunca había tenido tanto significado como ahora para mi. No es que me considere buena persona, pero viviendo en la Ciudad de México, cualquier gesto de debilidad (sí, ser buena persona puede considerarse debilidad) es oportunidad para ser victima de algún malandrin, de esos que casi no hay acá...

Resulta que, es muy común ir caminando por la calle y que alguien te hable, ya sea con un "güerita" o "amiga" o lo que sea... a mi me han enseñado que si te hablan pues, atiendes por educación ¿o me equivoco?... he ahí el problema.  Mal volteas y ya te están queriendo vender algo, te quieren marear con alguna historia triste o simplemente pedirte dinero, así a la descarada... y es que, ya no sabes si de verdad quieren ayudar o te están distrayendo para robarte o hacerte algo.

He sabido muchas historias, sobre todo en el trasporte público... no falta el que te pide dinero, en una cooperación voluntaria, o sea que saques el dinero por las buenas y no por las malas... o el que finge alguna discapacidad para que te apiades y pedirte "un billetito, que al cabo no te hace falta"... ¿cómo sabe?. Los que te piden completar "pal pasaje" pero no sabes si con esa cara de sufrimiento y el verbo que se sueltan están haciendo tiempo para que alguien llegue y te arrebate tus cosas... así que mejor, pasar de largo...

Y es que mientras sea verdad o mentira que están pidiéndote ayuda, lo mejor será (por lo pronto) ignorar, y no por falta de "bondad", si no por miedo, ya que por  "ser una pendeja" y tratar de ayudar, te llegue a pasar algo.

Es que en está gran ciudad, ya no sabes ni con que te vas a encontrar cada que sales a la calle, ni que es verdad ni que es mentira... que aunque no lo quiera, poco a poco he ido perdiendo esa sensibilidad, no por mala persona, si no como un modo de sobrevivir...

Y mejor que digan "más vale aquí corrió que aquí quedo... por pendeja".

No hay comentarios:

Publicar un comentario