miércoles, 3 de marzo de 2010

Crónicas de una desempleada

Nunca pensé que al terminar la universidad, un día, de repente, no tendría nada que hacer. Lejos quedaron aquellos días en los que me desvelaba haciendo una tarea o proyectos de final de cuatrimestre (porque eran cuatrimestres, no semestres) en los que sólo quería que llegarán ya las vacaciones.

¿Recuerdan la canción de Lynda, aquella chiquilla que de pequeña usaba fierros en sus dientes, mochila de "happy face" (la cara feliz amarilla), boina y ropa "moderna" pero recatada y que al crecer como que se hizo rebelde y se puso rastas, le dio anorexia y se corrió el rumor de que había muerto y después reaparecio desmintiendo el hecho en ventaneando? (¿Casi ni me se su vida verdad?...), la que decía:
GIRA QUE GIRA, SIGUE DANDO VUELTAS
POR UN MAL DÍA NUNCA TE DETENGAS
NO! QUE EL VERANO YA ESTÁ POR LLEGAR Y OTRO AÑO PRONTO HAZ DE PASAR

Ah, pues, quedaba con mi sentir... cuando estudiaba...

Pero como dicen que no hay mal que dure cien años, pues ya van 6 meses... ¿será acaso que estaré así los próximos 99.5 años?...

Les mentí... si hago algo: Buscar trabajo. Sólo que está búsqueda parece no tener fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada